No será tan fácil.

Tomado de : Sierra Maestra

Carnival Cruise Lines, fue la primera víctima de la oleada de demandas en tribunales norteamericanos, a partir de la activación del Título tercero de la Ley Helms-Burton, el pasado jueves 2 de mayo.La empresa de cruceros -líder en ese sector a nivel mundial- está siendo enjuiciada por el neurocirujano Javier García Bengochea, quien dice ser el legítimo propietario del puerto de Santiago de Cuba, y por Mickael Behn, cuya familia poseía la empresa Havana Docks Corporation, a cargo de varias instalaciones en la dársena capitalina.
Ahora ambos se sienten respaldados por el conflictivo Título III de la Helms-Burton, el cual fue activado por el actual presidente norteamericano Donald Trump, luego de años de prórroga de su puesta en práctica -al decir de algunos expertos-, a raíz de las históricas presiones de socios comerciales de Estados U

nidos (EE.UU.), entre estos Canadá y la Unión Europea (UE).
También la petrolera Exxon Mobil presentó una demanda ante tribunales norteamericanos contra Cuba-Petróleo (CUPET) y la empresa CIMEX S.A, alegando que esas entidades “trafican” con una propiedad confiscada, lo cual a los efectos de la

crucero carnival puerto habana granma

Ley Helms Burton o Ley de Libertad y Solidaridad Democrática de Cuba, se considera una violación.Z
Citando a Reuters, y basados en la historia, CUPET opera en la refinería habanera “Ñico López”, la cual una vez con las nacionalizaciones, dejó de ser propiedad de la Standard Oil; y de igual forma se imputa a CIMEX S.A. por comercializar derivados del crudo en la red de servicentros por todo el país.
Según BBC, el Departamento de Estado norteamericano calcula que hasta el momento son 200 000 las reclamaciones promovidas por cubanoamericanos, que afirman haber perdido propiedades en Cuba una vez entrada la Revolución en el poder, en enero de 1959; pero el camino no está del todo despejado para ellos, pues según esa propia ley, los reclamantes antes de ir a un tribunal, deberán abonar una cuota de casi 6 700 dólares, mucho más dinero que el de las habituales demandas.
Además solo pueden solicitarse los bienes que al momento de la nacionalización se tasaban en un valor superior a los 50 000 dólares; y que hoy cumplen funciones comerciales, lo cual limita el establecimiento de peticiones contra propiedades ocupadas actualmente por misiones diplomáticas. De igual forma, la ley establece la protección de aquellos inmuebles y parcelas hoy habitadas por “cubanos comunes”, o lo que aquí se conoce como el cubano “de a pie”.
La entrada en vigor del Título III de la Ley Helms-Burton robustece aún más la política de bloqueo económico, comercial y financiero mantenido por EE.UU. contra Cuba por más de medio siglo, y constituye un retroceso en el establecimiento y normalización de relaciones diplomáticas entre ambas naciones, las cuales tuvieron un punto de partida en diciembre del 2014, por los entonces presidentes Raúl Castro y Barack Obama.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s