Autor: cagueiran2018

Trump sufre su primera derrota electoral.

Tomado de : Granma

f0123839.jpg

El Partido Demócrata se habría hecho con la mayoría de la Cámara de Representantes tras las elecciones de este martes 6 de noviembre, lo cual si bien es una derrota de la organización política republicana, a todas luces lo es principalmente de Donald Trump, uno de los presidentes más polarizadores e impopulares en la historia moderna. En el Senado, la victoria fue para el otro bando, al alcanzar los mismos 51 puestos que tenía antes del sufragio.

A falta de los resultados finales, sobre las 01:30 horas de este miércoles 7 de noviembre, los datos ya mostraban que los estadounidenses han escogido un Congreso con más mujeres y más diversidad racial y religiosa que nunca.

A esa hora el resultado que se mostraba eran de 206 escaños para los demócratas por 189 los republicanos, lo cual reflejaba las proyecciones de los principales medios del mundo que seguían minuto a minuto los comicios. El País, por ejemplo, con su corresponsal en Washington, Amanda Mars, dejaba leer: «Las primeras proyecciones de las elecciones legislativas apuntan a que el Partido Demócrata ha recuperado este martes el control de la Cámara de Representantes de Estados Unidos tras ocho años de mayoría republicana y deja debilitado lo que queda de mandato de Donald Trump».

Un análisis de Huffingtonpost el propio martes electoral daba cuenta de que los analistas “creen que muchos de los votantes que apoyaron a Trump y a los republicanos en el 2016, no votarán en esta ocasión o votarán por los demócratas” También habían comentado que el número de votantes demócratas sería inusualmente alto y que como resultado, las posibilidades de que los demócratas ganarán el control de la Cámara de Representantes, eran amplias.

En estas elecciones, el Congreso renovaba sus 435 sillas y el revés de los republicanos los deja con 215 de ellas, 20 menos que las logradas en el 2016.

Esta victoria le permite los demócratas estar monitoreando el poder del presidente y les daría la potestad de lanzar varias investigaciones posiblemente perjudiciales para la actual administración. También podrían pesquisar las prácticas comerciales sombrías del imperio de marca y bienes raíces del inquilino de la Casa Blanca, que actualmente es supervisado por sus hijos. Tendrían, además, la posibilidad de iniciar un proceso de impeachment en contra del presidente. Y lógicamente estaría por ver el impacto que este suceso tendrá sobre la agenda del presidente en temas como el migratorio.

El dominio del Congreso significa también que los demócratas determinarán toda la legislación de los próximos dos años, aunque Trump podría vetar cualquier medida antes de que se convierta en ley, pues el Congreso puede superar este veto con dos tercios de los votos. En lo que sí se traduce este resultado es en un una señal de debilitamiento de las posibilidades de Trump con vistas a su reelección en el 2020.

Para los Republicanos mantener la mayoría del Senado incluye aspectos tales como continuar aprobando los nombramientos judiciales tan conservadores de Trump y obstaculizar cualquier intento de juicio político contra este, pues para ese propósito se necesita la convicción del Senado y con una mayoría republicana en la conocida como Cámara alta no sería matemáticamente posible, porque para enjuiciar a Donald Trump se necesitan las dos terceras partes del voto de los 100 senadores, es decir 67 de estos. Hoy los demócratas no cuentan ni con los curules suficientes ni con el apoyo de los republicanos para poder lograrlo.

Pero lo cierto es que la mayoría de los especialistas tanto a lo interno de Estados Unidos como en el exterior vieron, y con mucho tino, que estas elecciones expresaban un referéndum para el mandatario estadounidense. Visto así, Trump acaba de sufrir su primera derrota electoral.

Anuncios

El cálido abrazo del pueblo en Pyongyang.

Tomado de: Granma

f0123615

Esta promete ser una gira intensa. Desbordada de emociones partió en la noche del pasado sábado de la Federación de Rusia la delegación cubana encabezada por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, hacia Pyongyang, donde el multitudinario recibimiento de pueblo hizo palpitar aceleradamente el corazón a más de uno.

Al filo de la una de la tarde –hora local- de este domingo, llegó Díaz-Canel al aeropuerto internacional de esta capital, donde fue recibido, con todos los honores militares que corresponden a su alta investidura, por Kim Jong-un, Presidente del Partido del Trabajo de Corea, Presidente del Comité de Estado de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea.

Cientos de personas le esperaban también en la explanada con banderas de ambos países y dando vítores por su presencia aquí. A la salida otra vez la ovación del pueblo; en la extensa avenida el homenaje continuó.
Bienvenidos, amistad y solidaridad son palabras que el traductor que acompaña a la prensa nos ayuda a descifrar en medio del bullicio. Así escuchamos en diferentes momentos del trayecto de unos 20 kilómetros que recorrió la caravana presidencial hasta llegar a su destino.

La cálida bienvenida al Jefe de Estado cubano se multiplicó en el icónico sitio donde se yergue La torre a la inmortalidad. Miles de personas agitaron flores, banderas y globos; y fueron perfectamente inteligibles las palabras Pyongyang y Habana.

Así se repetian las escenas durante los últimos ocho kilómetros de trayecto. Díaz-Canel y el compañero Kim Jong-un juntos en el mismo auto descapotable, saludaron a todos en medio de la multitudinaria acogida que indudablemente estremece.

Después tocó en la agenda el espacio para las conversaciones oficiales entre ambos mandatarios, un encuentro en el cual ratificaron la prioridad que los dos gobiernos conceden al fortalecimiento de las históricas relaciones iniciadas en el ya lejano año de 1960. Estos cimientos surgen de la amistad entre el líder de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz y el gran líder Kim Il Sung.

UN HOMENAJE A LA AMISTAD

El estadio Ryugyong Jog Ju Yong fue majestuosamente engalanado. Era el escenario de la función artística ofrecida por Kim Jong-un, Presidente de la República Popular Democrática de Corea, en honor al Presidente de Cuba. La delegación cubana en pleno había sido invitada también.

La multitud allí concentrada resultó sobrecogedora, impactante. A la entrada de ambos presidentes el auditórium estalló y el pueblo abrió otra vez sus brazos a Cuba.

Un bellísimo espectáculo cobró vida y el tiempo pareció detenerse entonces. Icónicas melodías como la Marcha del 26 de Julio, Guajira Guantanamera, Damisela encantadora y ¡Cuba, qué linda es Cuba! fueron armoniosamente interpretadas por reconocidos artistas locales.

Canciones de amistad y heroísmo se sumaron a la velada. Las letras hablaban de obstáculos y víctimas, de sentimientos sublimes y honores insuperables, de amor patrio y solidaridad, de cariño hacia Cuba y sus líderes, de esperanza y amor, de muchos sacrificios…

La evocación a Fidel y a Kim Il Sung no dejó de estar presente. La gala fue un recorrido por la historia de amistad entre ambos pueblos. Una amistad que ha superado las distancias físicas y a la cual esta primera visita oficial de Díaz-Canel como Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba envuelve en aires de continuidad.

Lo que bien se aprende no se olvida. De Fidel Castro a Miguel Díaz-Canel.

Escrito por: Jennifer Blanco

Como ya es costumbre para los cubanos, después de un Huracán nuestro presidente va a recorrer los territorios afectados, a estar ahí cerca de su pueblo, demostrándole que está con ellos y que todo estará bien, que pronto sus problemas se solucionarán.

Esto es una hazaña digno de admirar, Fidel nos enseño lo que era compartir el dolor ajeno; quién no recuerda el Huracán Flora y como quedó la isla  tras su paso y el cómo Fidel estuvo ahí sin casi  haber terminado de pasar la tempestad, recorriendo la tierra, los pueblos afectados, constatando con sus propios ojos los estragos que había causado la tempestad.

Nada lo detenía siempre estaba junto a su pueblo en los momentos duros, dándole la mano al pobre, al necesitado, al que se quedó sin nada, brindando ánimo y fuerza para seguir adelante en la lucha.

Este legado es el que recibe nuestro presidente Miguel Díaz-Canel y él como fiel heredero está ahí donde es necesario en estos momentos, junto a su pueblo ese que confía y que está seguro de que en los momentos tristes y dolorosos #Cuba y su #Presidente no los dejaran solo. Aunque no fueron muchos los estragos causados por este huracán  los pinareños sufrieron daños no solo en las viviendas sino también en la producción ya que gran parte de la cosecha de tabaco se vio afectada.

Para los pinareños una pronta recuperación y para el Presidente Miguel Díaz-Canel un fuerte aplauso  y un Cuba está  en buenas manos, sigue así.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Díaz-Canel comprueba recuperación de los daños del Huracán Michael en Isla de la Juventud.

Tomado de : Cubadebate

Díaz-Canel-Isla-de-la-Juventud-768x424.jpg

El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bérmudez, realiza una visita de trabajo al municipio especial Isla de la Juventud para comprobar el proceso de recuperación por los daños ocasionados tras el azote del Huracán Michael en este territorio.

El presidente cubano publicó en su cuenta en Twitter un mensaje reconociendo que “se ha trabajado fuerte, con organización y arrojo” para resolver con rapidez las consecuencias del desastre natural.

El huracán Michael afectó la región occidental el pasado lunes 8 de octubre y provocó lluvias y fuertes vientos.

Presidente cubano, pero que bueno baila usted. Nueva York, EEUU, 2018.

Tomado de : Justo Cruz/ Facebook

Los culpables son los analistas de la CIA y de la Comunidad de Inteligencia de #EEUU, los cubanologos y esos especialistas en mentir que le hicieron creer al mundo que la solución del “problema” cubano se resolvía con “salirse” de los Castros. Se gastaron millones para asesinar a #Fidel porque según ellos matándolo se acabaría la Revolución cubana y por consiguiente el comunismo en la pequeña isla del Caribe lo que le permitiría a algunos empaquetar sus maletas y aterrirzar en La Habana a “recuperar” lo dice que les pertenece.
Culpable son aquellos medios de desinformación que no se cansan de demonizar a #Cuba y a sus dirigentes publicando sandeces y mentiras.
Culpables son los “opositores” y los “periodistas independientes” cubanos que se la pasan de cuenteros.
Culpable fue aquella canción de hace ya más de 20 años y aquel cantante que nos aseguraba aquel día que venía llegando pero que nunca llegó.
Culpable son aquellos que no se cansan de subestimar a Cuba y a su gente.
Culpable eres tú, por creer todo lo que te cuentan esos cuenteros.
Digo culpable porque si los analistas de la CIA conocieran bien a Cuba y a los cubanos, si los medios de desinformación se ajustaran a la verdad y los “opositores” y “periodistas independientes” en Cuba no hubiesen hecho del arte de disentir un modo de vida, si nada de eso hubiera pasado, la sociedad cubana, la estadounidense y muchos cubanos de “afuera” conocieran la verdad sobre Cuba y no estuviesen ahora boquiabiertos, comiendose las uñas y sufriendo cuando ven al nuevo presidente de Cuba, que no se llama Castro, en el centro de #NuevaYork “gozando” de la hospitalidad de la gente buena de esa nación.
Fidel Castro ya no está, Cuba tiene un nuevo presidente y ese presidente llegó a EEUU para hacer un llamado a la amistad entre los pueblos y a la cordura humana.
Un destacado grupo de artistas y promotores culturales de EEUU le dieron la bienvenida en el emblemático edificio de Dakota y los mismos medios de siempre y esos cubanologos de turno están alarmados y pataleando, no pueden entender que hay “buenos vecinos que no levantan muros porque la cultura debe servir para construir puentes”, a decir del destacado actor estadounidense Robert de Niro en el encuentro con el presidente cubano.
La visita del mandatario cubano tuvo su punto culminante la noche de aquel miércoles, cuando fue recibido en la iglesia Riverside de Nueva York; la misma iglesia donde estuvo en el año 2000 el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro. No lo recibieron como a Fidel Castro, lo recibieron como a Miguel Díaz Canel, con el respeto y la admiración que se merece como presidente electo de Cuba y eso es suficiente.
Cuentan los presentes en la Asamblea de las Naciones Unidas que mandatarios y líderes mundiales hacían cola para saludar y fotografiarse con el nuevo presidente cubano durante su estancia en la sede. Cuentan además de los aplausos cuando el presidente exclamaba que en Cuba “no hay espacio para una transición que desconozca o destruya el legado de tantos años de lucha”.
Y como si fuera poco ahora descubrimos que sabe bailar y tocar las congas como buen cubano que es, y que con una tumbadora en la mano es capaz de lograr que la multitud baile a su ritmo en el mismo centro de Nueva York.
¿Qué más se puede esperar de ese nuevo presidente que no se llama Castro?
A ustedes, los incrédulos, pues “abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y saduceos” si queréis entender a Cuba y a su pueblo.
Y que #NadieSeHagaIlusiones.

Recibió Raúl a Díaz-Canel

Tomado de : Granma

Recibe Raul a Miguel Diaz Canel
Foto: Estudios Revolución

Poco después del mediodía de este domingo, el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista, General de Ejército Raúl Castro Ruz, recibió en el aeropuerto internacional José Martí al Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y a la delegación oficial que le acompañó en su viaje a la ciudad de Nueva York.

Acompañado por José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central; Raúl dio la bienvenida a Díaz-Canel con un fuerte abrazo, luego de una exitosa agenda de trabajo en Estados Unidos, que incluyó su participación en el debate general del 73 Periodo de Sesiones de la Asamblea General de la ONU, así como varios encuentros bilaterales con dignatarios y personalidades del sector empresarial, agrícola y de la cultura.

APUNTES DE UNA INTENSA SEMANA DE TRABAJO EN NUEVA YORK

Domingo 23 de septiembre: el Presidente cubano fue despedido por el General de Ejército Raúl Castro y el Segundo Secretario del CC PCC, José Ramón Machado Ventura. Arribó a Nueva York al mediodía.

Lunes 24: Díaz-Canel participó en la Cumbre de la Paz dedicada al líder sudafricano Nelson Mandela, donde pronunció sus primeras palabras en esa ciudad. En la noche visitó la sede de Google y sostuvo varios encuentros bilaterales con diferentes personalidades.

Martes 25: se reunió con homólogos de varios países, incluido el mandatario de Bolivia, Evo Morales, y mostró su apoyo al hermano pueblo de Vietnam firmando el libro de condolencias por la muerte del Presidente de esta nación.

Miércoles 26: el mandatario cubano pronunció dos importantes discursos: uno en la sesión de la AGNU, dedicado al desarme nuclear, y otro en el debate general de este 73 Periodo de Sesiones. Sostuvo encuentros bilaterales con otros presidentes y representantes de organizaciones multilaterales y en la noche participó en el acto de solidaridad con la Mayor de las Antillas en la iglesia neoyorquina Riverside.

Jueves 27: se reunió también con empresarios y líderes del sector agrícola estadounidense y de la Cámara de Comercio; fue recibido en la Catedral de San Patricio; sostuvo un encuentro con líderes del Consejo de Iglesias.

Viernes 28: el Presidente cubano dialogó con directivos de la industria de viajes de EE. UU., fue recibido en el edificio Dakota por personalidades de la cultura estadounidense y en la noche habló a emigrados cubanos en ese país, durante un encuentro en la Misión cubana.

Casi al concluir su extensa agenda, Díaz-Canel recorrió la bella ciudad de Nueva York; rindió homenaje a las víctimas del 9/11 en la llamada Zona Cero, al Héroe Nacional cubano ante su estatua en esa ciudad, visitó el Museo de Historia Natural y la Universidad de Columbia.

A celebrar Cuba!! #DíadelosCDR.

Por: Jennifer Blanco

images

 

Casi un millón de personas, congregadas frente al antiguo Palacio Presidencial (hoy Museo de la Revolución), escuchaban al entonces primer ministro Fidel Castro Ruz en la noche del 28 de septiembre de 1960 cuando se oyeron varias explosiones. Entonces, los allí reunidos respondieron con vivas a la Revolución, a su líder y entonaron las notas del Himno Nacional.

“Vamos a establecer un sistema de vigilancia revolucionaria colectiva – apuntó Fidel Castro en esa ocasión – Están jugando con el pueblo y no saben todavía quién es el pueblo; están jugando con el pueblo y no saben la tremenda fuerza revolucionaria que hay en el pueblo”

Esa misma noche, al término del discurso, nacían los primeros Comités de Defensa de la Revolución (CDR), suigéneris organización que seis meses y varios días después desarticularía a los elementos que pretendían servir de quinta coluíndicemna a la brigada mercenaria derrotada en Playa Girón.

Ya han pasado 58 años de la fecha, muchos de las personas fundadoras de esta genuina organización ya no están, pero los CDR siguen adelante con su tarea de cuidar el barrio, la cuadra, la Revolución.

Ayer en la noche, Cuba estaba de fiesta, celebrando y en espera como cada año del día 28 de septiembre. Unos tragos, alguna música y la ya tradicional caldosa no falta en cada CDR cada año.