Etiqueta: #Cuba

No vivo en una sociedad perfecta, pero…

Tomado de: Sierra Maestra

Podemos afirmar que en Santiago de Cuba, desde hace un tiempo, hay un renacer en los servicios, la gastronomía y otras ramas de la economía que favorecen la calidad de vida de los habitantes de esta urbe.

Renacer que cogió auge en las postrimerías de noviembre de 2016, cuando un fuego se empeñó en acabar con varios comercios de la Calle Enramadas, y de ahí surgió la magistral idea de crear el movimiento Santiago Arde de Patriotismo, movimiento popular que ya celebra sus resultados positivos.calle_trocha_santiago_de_cuba

Este ha permitido que la provincia se encuentre en el corazón de todos los cubanos y sea el espejo donde el resto del país quiere mirarse por su quehacer, limpieza, reordenamiento, ofertas, solidaridad y hospitalidad y otras tantas cosas que nos hacen sentir orgullosos de vivir en la heroica y rebelde tierra del oriente cubano.Nos llena de satisfacción y regocijo cuando un forastero nos dice ¡qué lindo está Santiago! Pero sucede, que todo no es color de rosas, y lo que muchos construimos y logramos, unos pocos lo empañan con su actuar: pululan las indisciplinas sociales, las ilegalidades, algunos inescrupulosos se dedican al acaparamiento de productos de cualquier tipo para luego revenderlos.

Asimismo, suceden cosas inexplicables, como el maltrato, la falta de profesionalidad en los servicios, la falta de calidad e inocuidad de los alimentos que se expenden en la vía pública. Se obstruyen viales sin importar las afectaciones que provocan al tránsito vehicular y peatonal, entre otros muchos males que nos afectan directa e indirectamente a todos.

Por todas estas irregularidades y otras que no hemos mencionado, también surgió el movimiento de la Llama Incineradora, la que hace falta avivar para que el fuego se extienda sobre esos males y no se apague hasta que los calcine, y como dice una canción “No vivo en una sociedad perfecta…”, pero aspiro a construirla.

Anuncios

Jair Bolsonaro y los médicos cubanos.

Escrito por: Jennifer Blanco

 A penas comienza el mandato de Jair Bolsonaro Presidente electo en Brasil y ya está haciendo de las suyas y no precisamente a favor de  los humildes ni de los más necesitados. Hace más de 5 años Cuba y Brasil tienen convenios en materia de salud, convenios que han beneficiado a más del 60 % de los brasileños.

La iniciativa de Dilma Rousseff, en ese momento presidenta de la República Federativa de Brasil, tenía el noble propósito de asegurar la atención médica a la mayor cantidad de la población brasileña, en correspondencia con el principio de cobertura sanitaria universal que promueve la Organización Mundial de la Salud y que hoy se está perdiendo gracias a Jair Bolsonaro.

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, con referencias directas, despectivas y amenazantes a la presencia de nuestros médicos, ha declarado y reiterado que modificará términos y condiciones del Programa Más Médicos, cuestionando la preparación de nuestros médicos y condicionando su permanencia en el programa a la revalidación  del título  como única vía a la contratación individual.

Por lo que es de entender que no es cuestionable el conocimiento, la profesionalidad, el altruismo y el compromiso de nuestros médicos. Cuba es una potencia médica ejemplo ante el mundo donde se han formado miles  de especialistas de disímiles países incluyendo Brasil. Motivos por los cuales no se concibe tales medidas tomadas por dicho presidente.Dr-RlyFU0AAfHEZ.jpg

 Según una Declaración  emitida en el día de hoy por el Ministerio de Salud Pública de la República de Cuba  se  ha tomado la decisión de no continuar participando en el Programa Más Médicos y así lo ha comunicado a la Directora de la Organización Panamericana de la Salud.

 Lamentable  es en verdad que se tuviese que tomar dicha medida, lo lamento por los miles de brasileños en favelas de Río de Janeiro, Sao Paulo, Salvador de Bahía, por los que viven en la intrincada  Amazonía, por todos y cada uno de los brasileños beneficiados con dicho programa.

 Espero y el señor Jail Bolsonaro se llame a la reflexión y que  piense en el daño que le está haciendo a su pueblo, a los indígenas, a los pobre, en fin en esas personas que le dieron su voto para que llegara a ser presidente.

A los brasileños les deseo suerte, que piensen que vendrán tiempos mejores y a esos guerreros cubanos que son nuestros médicos, que salgan con la frente en alto y con la satisfacción del deber cumplido ya que en estos 5 años de misión ayudaron a cientos de miles de personas y que ese pueblo se siente agradecido de su labor.

Díaz-Canel concluye visita a Laos.

Tomado de: Granma

f0124177.jpg

El Presidente cubano culminó hoy su gira internacional por Europa y Asia que lo llevo por Francia, Rusia, China, Vietnam, República Popular Democrática de Corea y Laos.

Díaz-Canel es el primer presidente cubano que realiza una visita oficial a la República Democrática Popular Lao. En su cuenta oficial de Twitter, el mandatario escribió que «la profunda espiritualidad asiática cautiva en Laos. Aquí se nos quiere mucho desde los tiempos de la solidaridad combativa. Su crecimiento económico y la calidad de las obras públicas, inspiran. Gracias por el ejemplo».

Más tarde la delegación cubana encabezada por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros celebró en ese país el 50 aniversario de la Comandancia de las Fuerzas de Liberación nacional de Laos.

El cálido abrazo del pueblo en Pyongyang.

Tomado de: Granma

f0123615

Esta promete ser una gira intensa. Desbordada de emociones partió en la noche del pasado sábado de la Federación de Rusia la delegación cubana encabezada por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, hacia Pyongyang, donde el multitudinario recibimiento de pueblo hizo palpitar aceleradamente el corazón a más de uno.

Al filo de la una de la tarde –hora local- de este domingo, llegó Díaz-Canel al aeropuerto internacional de esta capital, donde fue recibido, con todos los honores militares que corresponden a su alta investidura, por Kim Jong-un, Presidente del Partido del Trabajo de Corea, Presidente del Comité de Estado de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea.

Cientos de personas le esperaban también en la explanada con banderas de ambos países y dando vítores por su presencia aquí. A la salida otra vez la ovación del pueblo; en la extensa avenida el homenaje continuó.
Bienvenidos, amistad y solidaridad son palabras que el traductor que acompaña a la prensa nos ayuda a descifrar en medio del bullicio. Así escuchamos en diferentes momentos del trayecto de unos 20 kilómetros que recorrió la caravana presidencial hasta llegar a su destino.

La cálida bienvenida al Jefe de Estado cubano se multiplicó en el icónico sitio donde se yergue La torre a la inmortalidad. Miles de personas agitaron flores, banderas y globos; y fueron perfectamente inteligibles las palabras Pyongyang y Habana.

Así se repetian las escenas durante los últimos ocho kilómetros de trayecto. Díaz-Canel y el compañero Kim Jong-un juntos en el mismo auto descapotable, saludaron a todos en medio de la multitudinaria acogida que indudablemente estremece.

Después tocó en la agenda el espacio para las conversaciones oficiales entre ambos mandatarios, un encuentro en el cual ratificaron la prioridad que los dos gobiernos conceden al fortalecimiento de las históricas relaciones iniciadas en el ya lejano año de 1960. Estos cimientos surgen de la amistad entre el líder de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz y el gran líder Kim Il Sung.

UN HOMENAJE A LA AMISTAD

El estadio Ryugyong Jog Ju Yong fue majestuosamente engalanado. Era el escenario de la función artística ofrecida por Kim Jong-un, Presidente de la República Popular Democrática de Corea, en honor al Presidente de Cuba. La delegación cubana en pleno había sido invitada también.

La multitud allí concentrada resultó sobrecogedora, impactante. A la entrada de ambos presidentes el auditórium estalló y el pueblo abrió otra vez sus brazos a Cuba.

Un bellísimo espectáculo cobró vida y el tiempo pareció detenerse entonces. Icónicas melodías como la Marcha del 26 de Julio, Guajira Guantanamera, Damisela encantadora y ¡Cuba, qué linda es Cuba! fueron armoniosamente interpretadas por reconocidos artistas locales.

Canciones de amistad y heroísmo se sumaron a la velada. Las letras hablaban de obstáculos y víctimas, de sentimientos sublimes y honores insuperables, de amor patrio y solidaridad, de cariño hacia Cuba y sus líderes, de esperanza y amor, de muchos sacrificios…

La evocación a Fidel y a Kim Il Sung no dejó de estar presente. La gala fue un recorrido por la historia de amistad entre ambos pueblos. Una amistad que ha superado las distancias físicas y a la cual esta primera visita oficial de Díaz-Canel como Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba envuelve en aires de continuidad.

Presidente cubano, pero que bueno baila usted. Nueva York, EEUU, 2018.

Tomado de : Justo Cruz/ Facebook

Los culpables son los analistas de la CIA y de la Comunidad de Inteligencia de #EEUU, los cubanologos y esos especialistas en mentir que le hicieron creer al mundo que la solución del “problema” cubano se resolvía con “salirse” de los Castros. Se gastaron millones para asesinar a #Fidel porque según ellos matándolo se acabaría la Revolución cubana y por consiguiente el comunismo en la pequeña isla del Caribe lo que le permitiría a algunos empaquetar sus maletas y aterrirzar en La Habana a “recuperar” lo dice que les pertenece.
Culpable son aquellos medios de desinformación que no se cansan de demonizar a #Cuba y a sus dirigentes publicando sandeces y mentiras.
Culpables son los “opositores” y los “periodistas independientes” cubanos que se la pasan de cuenteros.
Culpable fue aquella canción de hace ya más de 20 años y aquel cantante que nos aseguraba aquel día que venía llegando pero que nunca llegó.
Culpable son aquellos que no se cansan de subestimar a Cuba y a su gente.
Culpable eres tú, por creer todo lo que te cuentan esos cuenteros.
Digo culpable porque si los analistas de la CIA conocieran bien a Cuba y a los cubanos, si los medios de desinformación se ajustaran a la verdad y los “opositores” y “periodistas independientes” en Cuba no hubiesen hecho del arte de disentir un modo de vida, si nada de eso hubiera pasado, la sociedad cubana, la estadounidense y muchos cubanos de “afuera” conocieran la verdad sobre Cuba y no estuviesen ahora boquiabiertos, comiendose las uñas y sufriendo cuando ven al nuevo presidente de Cuba, que no se llama Castro, en el centro de #NuevaYork “gozando” de la hospitalidad de la gente buena de esa nación.
Fidel Castro ya no está, Cuba tiene un nuevo presidente y ese presidente llegó a EEUU para hacer un llamado a la amistad entre los pueblos y a la cordura humana.
Un destacado grupo de artistas y promotores culturales de EEUU le dieron la bienvenida en el emblemático edificio de Dakota y los mismos medios de siempre y esos cubanologos de turno están alarmados y pataleando, no pueden entender que hay “buenos vecinos que no levantan muros porque la cultura debe servir para construir puentes”, a decir del destacado actor estadounidense Robert de Niro en el encuentro con el presidente cubano.
La visita del mandatario cubano tuvo su punto culminante la noche de aquel miércoles, cuando fue recibido en la iglesia Riverside de Nueva York; la misma iglesia donde estuvo en el año 2000 el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro. No lo recibieron como a Fidel Castro, lo recibieron como a Miguel Díaz Canel, con el respeto y la admiración que se merece como presidente electo de Cuba y eso es suficiente.
Cuentan los presentes en la Asamblea de las Naciones Unidas que mandatarios y líderes mundiales hacían cola para saludar y fotografiarse con el nuevo presidente cubano durante su estancia en la sede. Cuentan además de los aplausos cuando el presidente exclamaba que en Cuba “no hay espacio para una transición que desconozca o destruya el legado de tantos años de lucha”.
Y como si fuera poco ahora descubrimos que sabe bailar y tocar las congas como buen cubano que es, y que con una tumbadora en la mano es capaz de lograr que la multitud baile a su ritmo en el mismo centro de Nueva York.
¿Qué más se puede esperar de ese nuevo presidente que no se llama Castro?
A ustedes, los incrédulos, pues “abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y saduceos” si queréis entender a Cuba y a su pueblo.
Y que #NadieSeHagaIlusiones.